dilluns, 19 març de 2012

iaia Maleta


Com haureu pogut veure, l'aventura d'en Morris (a pesar del seu final feliç) m'ha deixat fora de joc una bona pila de dies i tot i que tenia un munt de bones raons per airejar aquesta maleta (que ja començava a fer pudor de tancat), he de confessar que la vida darrerament no m'ha donat ni un borrall de tranquilitat, fins el punt, que assentar-me a escriure quatre ratlles mitjanament ordenades em començava a semblar ja, una missió impossible;

Els ínfims progressos emocionals del Morris (que encara avui us juro, segueix sent el gos més poruc i desconfiat del món) estàn sent tractats amb una intensiva teràpia basada en grans dosis de paciència i afecte, seguint el savi consell d'alguns amos de gossos que algún dia van estar tan atemorits com el nostre; Ens han assegurat que, el temps i la rutina afectiva provoquen miracles en animalons com ell. I dono fè, que en això estem.

Fa uns dies però, i mentre ja estàvem posats de plè en aquesta teràpia canino-afectiva, vem encetar una altra campanya: la de de convèncer la nostra estimada iaia Maleta (o Carme gran, si així ho preferiu) per acceptar la nostra proposta de venir a viure amb nosaltres a casa, ara que la seva cadera ha decidit boicotejar-li la mobilitat.
Era evident que, habilitar  la nostra planta baixa perquè ella s'adaptés a la seva nova cadira de rodes, resultava infinitament més còmode i simple que fer-ho al seu pis, tota sola i sense els accessos adequats al seu estat. Però el caràcter independent i bohemi de la Carme gran, jugava en contra de la nostra candidatura, de manera que, ens hi vem haver d'esmerar a fons...perquè per una estona, aquesta adolescent de 82 anys deixés de pensar obsessivament en el moment de poder tornar a anar per conte propi allà on vulgui, sense donar explicacions a ningú. 
Està clar que el Senyor Morris i la iaia Maleta, són dues ànimes lliures...compartint espai i aspiracions;

Esperem seguir esmerant-nos perquè tothom es trobi com peix dins l'aigua dins d'aquesta casa, no sigui que una matinada d'aquestes ens trobem una nota sobre la taula de la cuina, justificant una fugida de casa...per partida doble!

Benvinguda a casa, iaia!!!!!!



ABUELA MALETA

Como habréis podido ver, la aventura de Morris (a pesar de su final feliz) me ha dejado fuera de juego un montón de días y aunque tenía un puñado de buenas razones para airear esta maleta (que ya empezaba a oler a cerrado) debo confesar que en estos últimos días la vida no me ha dado tregua, hasta el punto que, escribir cuatro líneas medianamente ordenadas y claras era, misión imposible.

Los ínfimos progresos emocionales de Morris (que aún hoy os aseguro, es el perro más miedoso y desconfiado del mundo) están siendo tratados con una intensiva terapia basada en grandes dosis de paciencia y afecto, siguiendo el sabio consejo de algún que otro dueño de perro con un pasado tan traumático como el del nuestro; nos han asegurado, que el tiempo y la rutina afectiva provocan milagros, en animales como él. Y doy fe, que en eso estamos.

Hace unos días, metidos de lleno en esta terapia canino-afectiva decidimos iniciar una campaña en paralelo: la de convencer a nuestra querida abuela Maleta (o Carme mayor, si os gusta más así) de que aceptara nuestra propuesta de mudarse a vivir a nuestra casa, ahora que su cadera ha decidido boicotearle casi por completo su movilidad.
Era evidente que habilitar nuestra planta baja para que ella se adaptara a su nueva silla de ruedas, resultaba infinitamente más cómodo y simple que hacerlo en su piso ella solita y sin los accesos adecuados a su nuevo estado.
Pero, el carácter independiente y bohemio de mi señora madre, jugaba en contra de nuestra candidatura, así que tuvimos que esmerarnos a fondo, para que por un rato, nuestra adolescente de 82 años dejara de pensar una y otra vez en el momento en que pueda volver a ir por cuenta propia allá donde quiera, sin dar explicaciones a nadie...
Está claro que el Señor Morris y la Abuela Maleta, son dos almas libres, compartiendo espacio y aspiraciones bajo el mismo techo.

Deseamos seguir esmerándonos para que cada uno de los habitantes de nuestra morada se encuentren como pez en el agua, no sea que una madrugada de estas nos encontremos una nota encima de la mesa de la cocina, justificando una huida...¡por partida doble!


¡¡¡¡Bienvenida a casa, Yaya!!!!!